Tenés ganas de entrar al mundo de la fotografía réflex, pero no te alcanza para comprar una cámara? Lee el siguiente artículo y enterate qué tenés que saber al momento de comprar una cámara segunda mano.

Qué tener en cuenta antes de comprar una cámara usada?

Lo primero que te aconsejamos al comprar una cámara usada es que puedas comprobar en persona el estado de la misma, ANTES de realizar la compra. A diferencia de las cámaras nuevas, donde todo debería funcionar sin problemas (y cuando esto no pasa, siempre podemos recurrir a la garantía!), las cámaras usadas pueden tener defectos que hagan que nuestra inversión se convierta en plata tirada a la calle. Si pensás comprar la cámara online, y no podés comprobar el estado de la cámara, nuestra recomendación es que pidas referencias del vendedor para evitar estafas. Existen muchos grupos de Facebook o sitios como mercadolibre.com que ofrecen este tipo de sistema de reputación que hace que podamos comprar con un poquito más de confianza, en base a la “trayectoria” y reputación del vendedor.
Igualmente, siempre que sea posible, realizá esos simples pasos para verificar que todo está en orden:
 
  • Cantidad de obturaciones (es decir: cuántas fotos se sacaron con esa cámara): el obturador de una cámara tiene una vida útil (esto va a depender del modelo de la cámara). Cuanto más cerca esté la cámara de llegar a ese punto de “disparos”, más probable es que seas VOS el que tengas que reparar tu cámara cuando esta diga basta! Lo bueno es que es posible cambiar el mecanismo de obturación y poder seguir sacando fotos sin problemas, pero mejor saber de antemano cuán usada está la cámara (por el mismo motivo que no compraríamos un auto con 1.000.000 de kilómetros!). Te recomendamos aplicaciones tales como https://www.camerashuttercount.com/ para saber cuántos disparos tiene una cámara. En esta otra página vas a encontrar un estimado de disparos que pueden ser realizados por cada modelo de cámara: http://www.instantfundas.com/2012/12/what-is-shutter-life-expectancy-of-dslr.html - Recordá que estas cifras son un estimado, no quiere decir que al llegar a ese numero de obturaciones la cámara va a dejar de funcionar!

 

  • Estado general: una cámara cuidada no tiene por qué tener rayones ni marcas de desgaste (ej: plásticos despegados, marcas en la pantalla lcd).

 

Tenés ganas de entrar al mundo de la fotografía réflex, pero no te alcanza para comprar una cámara? Lee el siguiente artículo y enterate qué tenés que saber al momento de comprar una cámara segunda mano.

 

  • Conexiones: Revisá que las conexiones del lente, batería, conectores de micrófono, salida A/V y HDMI (si la tiene) están en buen estado y que las tapas de la batería y conectores están en buen estado. También fíjate el estado de los tornillos, ya que si los ves desgastados o forzados, es muy probable que la cámara haya sido abierta para reparaciones.

Revisa que todo esté ok, las tapitas cierran sin problemas y la bateria está en buen estado

 

  • Montura del lente: desmontá el lente de la cámara y revisá el estado de los conectores tanto en el cuerpo de la cámara como en el lente (o lentes, si la cámara que comprás viene con varios objetivos). Probalos y asegúrate que funciones básicas como el autofoco y el zoom funcionen sin problemas. Para probarlo, poné la cámara en AUTOMÁTICO (Generalmente está marcado en verde en la rueda de modos en la parte superior de la cámara) y realizá un par de tomas y verificá que todo está en orden.
  • Botones y rueda de dial: comprobá que todos los botones anden y la rueda de dial funcione, ya que con esto podrás acceder a la configuración de la funcionalidad de la cámara.
  • Componentes: asegúrate que venga con todos los componentes básicos que te van a permitir utilizar y disfrutar de esta cámara: ej: cargador de batería, correa, cables para transferir datos desde la memoria (fundamental si no tenes ranura para conectar la memoria a tu pc!), tapa protectora del objetivo.
  • Probá el flash de la cámara: si no sabés como activar el flash para que siempre dispare, pedile al vendedor que lo active y asegúrate que en cada disparo el mismo se active. Las cámaras réflex permiten que el flash esté activo aún cuando disparás de día, así que la cantidad de luz no es una excusa para que no se active!
  • Restos de polvo en el sensor o en el visor óptico: para ver si el sensor está sucio, hacé lo siguiente: apuntá la cámara al cielo o a una pared blanca, poné el foco en manual (generalmente en el lente vas a tener una perilla indicada con A/M, ponelo en la posición M), y dispará un par de veces. Revisá la foto en el LCD de la cámara y si notás algún área de la foto con una “mancha” (siempre en el mismo lugar), entonces el sensor está sucio. Si bien esto se puede limpiar, esto demandará un costo adicional que vas a tener que realizar vos. En el peor de los casos esa “mancha” que notás en la foto puede indicar una marca en el sensor, y ahí no hay nada que te la saque, así que mejor evitar la compra.

Así se vería una foto tomada con un sensor sucio (sin los circulos, obviamente!)

 

  • Si la cámara incluye la posibilidad de grabar video, realizá un par de clips y fíjate que todo funcione correctamente.
  • Pantalla LCD: asegurate que la pantalla no esté rayada y que no presente “pixeles muertos”: puntitos negros que vas a notar en la pantalla y que no tienen la posibilidad de activarse ya que hubo un fallo en los mismos y funcionan correctamente. Esto hace que la imagen que veas en el LCD no pueda ser apreciada en su totalidad y si bien un par de pixeles muertos no son gran cosa, es un síntoma de que algo puede continuar fallando…

Algunos rayones en la pantalla de la cámara...

 

  • Lente: si la cámara que vas a comprar tiene un lente, demontalo y revisa que no esté rayado ni tenga hongos. Esto último es de especial importancia ya que los mismos son imposibles de sacar y van a hacer que no puedas utilizar el lente ya que van a afectar la calidad de las fotos.

Si bien es MUY obvio, este lente tiene hongos. Te recomendamos sacar el lente de la cámara y revisarlo visualmente mirando a través del lente desde adelante y atras para asegurarte que no haya sido afectado por hongos.

 
  • Por último y si podés, llevate una notebook y descargá las fotos y revisalas al 100%. La calidad de la imagen es muy difícil de comprobar en la pantalla LCD de la cámara, así que la mejor forma de asegurarnos que todo está en orden es ver las fotos que saca la cámara en todo su esplendor. Cuántas veces sacaste y pensaste que estaba todo bien, pero luego cuando las descargaste te diste cuenta que la foto estaba fuera de foco????
  • Para terminar, te aconsejamos que veas y compares el precio de la cámara que vas a comprar contra una nueva. Es muy común que el vendedor pida por una cámara usada lo que no vale y si bien generalmente están por debajo del precio de una cámara nueva, tené en cuenta que perdés todos los beneficios de ser vos el primer usuario y no contás con la garantía con las que vienen las cámaras nuevas. Es decir, cuando algo falla, no podés recurrir a nadie más que a un service de cámaras usadas y tenés que pagar por la reparación…
Esperamos que te haya sido útil este artículo! Si fue así, compartilo entre tus contactos! 

Etiquetas:Articulos

Publicaciones relacionadas