La entrevista de trabajo perfecta en 8 pasos

la entrevista de trabajo perfecta en 8 pasos

Conseguiste la entrevista. Fantástico! Ahora, no lo arruines.

He entrevistado miles de personas para trabajos desde niveles inferiores a ejecutivos. Al menos el 75% de los candidatos cometió errores básicos durante la entrevista.

¿Aún así contraté a alguno de ellos? Claro.. pero nunca cuentes en tus calificaciones y experiencia para que compensen por una mala entrevista.

Estos son algunos consejos para brillar:

1. Se agradable

¿Obvio? Y crítico. Causar una buena primera impresión y establecer una conexión real es todo. Sonríe, haz contacto visual, se entusiasta, siéntate en posición recta sobre la silla, usa el nombre de la persona que te está entrevistando.. Se vos mismo, pero se la mejorar versión posible de vos mismo. Todos queremos trabajar con personas que nos agradan y a quienes les agradamos. Usa ese hecho básico para tu ventaja, pocos candidatos lo hacen.

2. Nunca comiences una entrevista diciendo que quieres el trabajo

¿Porque? Porque aún no lo sabés. Un compromiso falso es, bueno.. falso. En lugar de eso..

3. Haz las preguntas que realmente son importantes para vos

Enfocate en asegurarte de que el trabajo es bueno para vos: con quién vas a trabajar, a quién le vas a reportar, qué incluyen las responsabilidades, etc. Las entrevistas deben ser siempre ida y vuelta, y los entrevistadores responden positivamente a personas que buscan un trabajo que sea apropiado para ellos. Además no hay otra manera de saber si es el trabajo que querés. Y no tengas miedo de preguntar muchas preguntas. Mientras no tomes control de la entrevista, el entrevistador disfrutará y recordará el cambio de ritmo.

4. Se particular

Una triste verdad de las entrevistas es que luego de la misma, los entrevistadores no recordaremos mucho sobre vos, especialmente si entrevistamos varios candidatos para la misma posición. Luego quizás nos refiramos a vos como – el joven con el portafolios de reptil – o, – el que creció en Panamá -. A veces podrás ser identificado por alguna particularidad, así que usá eso como ventaja. Tu particularidad podría ser tu vestimenta (dentro de los límites lógicos y apropiados), o un hobby, o algún hecho inusual sobre tu crecimiento o tu carrera. Particularidades te hacen más memorable y crean un vínculo por el cual los entrevistadores pueden recordarte.

5. Debes saber qué podés ofrecer inmediatamente

Es fundamental que investigues la compañía, trata de ir más allá y averigua cómo podrías contribuir a algún área crítica. Si tenés una habilidad técnica específica, muestra cómo pueden beneficiarse inmediatamente. Pero no digas, por ejemplo, – me encantaría estar a cargo de la renovación de sus campañas de marketing -. Por un lado, esto es un poco atrevido y por otro lado, alguien probablemente ya está a cargo de eso. En lugar, podés dar detalles acerca de tu habilidad y decir que te gustaría trabajar en ese equipo. Si no hay equipo, fantástico, quizás puedan ponerte a cargo. Si no hay un equipo, no habrás pisoteado a nadie ni habrás parecido muy insistente. Pensá en qué te hace especial y cómo podrían ellos beneficiarse. El entrevistador será lo suficientemente listo como para reconocer en qué proyecto podrían usarte.

6. No crees bocados negativos

Entrevistadores recordarán sólo pequeños bocados, especialmente aquellos negativos. Si nunca estuviste a cargo de entrenamiento, no días: – nunca estuve a cargo de entrenamiento -, en lugar de eso podés decir: – nunca estuve en ese rol específico, pero he entrenado a docenas de personas nuevas y creado varias guías de entrenamiento -. Básicamente, nunca digas no puedo, no lo he hecho, o no. Comparte tu experiencia y encuentras las cosas positivas que sí hiciste. Sin importar la temática, se positivo, aún el peor error de tu carrera puede haber sido una experiencia de la cual aprendiste.

7. Pide el trabajo basándote en hechos

Para el final de la entrevista debés tener una buena idea de si querés el trabajo. Si necesitás más información, no dudes en decirlo. De lo contrario, usa tus habilidades y pide el trabajo. (No te preocupes, a los entrevistadores nos gusta cuando piden el trabajo). Enfocate en aspectos específicos del trabajo: explicá que trabajás mejor en equipo, o sin supervisión, o que te gustan los viajes de trabajo… Pedí por el trabajo explicando con hechos que pueben que te interesa y que lo merecés.

8. Reforzá la conexión con seguimiento

Seguimiento por email está bien, notas escritas a mano son aún mejor, pero seguir el contacto a partir de algo que aprendiste en la entrevista es aún mejor: un email que incluya información adicional que te pidieron que proveas, o un link a un tema que discutieron (ya sea del negocio o personal). Cuanto mejor haya sido la entrevista (y cuanto mejor hayas prestado atención) más fácil será pensar maneras en las que puedas hacer un seguimiento natural que no sea forzado. Y asegurate de decir gracias, nunca subestimes el poder de la gratitud.

Fuente: http://www.linkedin.com/today/post/article/20121121171031-20017018-the-perfect-job-interview-in-8-simple-steps?trk=eml-mktg-top12-r-1218-p5

1
Hola! Cómo podemos ayudarte
Powered by